Blogia
Perros y gatos

El perro de salvamento (2)

La raza es una cuestión personal
La cuestión de la raza tiene varias interpretaciones. Según comenta Isabel Herrán, webmaster de Perrosdebusqueda.com, todo depende de la disciplina que vayamos a realizar, puesto que "uno que no sea de raza puede ser tan bueno como el que tenga el mejor pedigree". Igualmente, es posible que una misma raza pueda ser perfectamente válida para varias tareas, sólo que su entrenamiento será diferente: "un Labrador que va a trabajar en rescate deberá tener un alto impulso de caza y lúdico, y trabajaremos para fomentar ambos, pero si un Labrador va a ser lazarillo, se trabajará en contra de esos impulsos con el fin de atenuarlos".

Roberto Rubio, Presidente de S.A.R. España (Salvamento, Ayuda y Rescate Español), coincide en este punto admitiendo que "hay algunas que tienen mayor índice de éxito -Labrador, Perro de Agua español, Golden Retriever, etc.-, pero también hay razas que se han clasificado como potencialmente peligrosas y que trabajan en escombro perfectamente, como el Pit Bull".

Características deseables
A la hora de buscar rasgos en un can que sirvan de base para empezar a trabajar, Herrán comenta que "necesitaremos un perro que posea una capacidad de aprendizaje elevada, grados de sensibilidad normales, capacidad de adaptación, energía, atención, etc. Y después, según la disciplina, es vital que algunos impulsos, como el de caza y presa, estén más o menos desarrollados, incluso se trabaja para fomentarlos o atenuarlos".

Las clasificaciones no son rígidas dentro del rescate canino, ya que "son los individuos los que desarrollan unas cualidades más que otras", indica Rubio. En cuanto al debate de si son mejor los machos o las hembras, los expertos admiten que no existen teorías que demuestren que un sexo es mejor o peor, quedando la elección en manos del guía y de su experiencia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres