Blogia
Perros y gatos

Los perros y las piscinas

Tener una piscina en casa es algo bueno y malo a la vez. Que es bueno es evidente peor también es una responsabilidad. Nuestras mascotas podrían caer al agua y, esperemos que no pase nunca, ahogarse. Os voy a dar unos consejos sobre esto para que no le pasa nada a nuestros amigos.

Por un lado, hay que estar atentos al animal y no dejar que se quede solo cerca del borde de ésta. Pero por otro lado, podríamos enseñarle a nadar. Se puede hacer en las zonas menos profunda de la piscina y con nuestra supervisión. Esto tiene muchas ventajas como que se puede proteger así de los golpes de calor en verano o el deporte que hace. Y hablando de calor y del verano, podríamos ponerle gafas de sol para que no se canse la vista. Aunque esto va por gustos, claro. Pero siempre es bueno usar complementos para protegerle del sol.

Para evitar sustos también podemos comprar flotadores a nuestra mascota. Aunque es importante que estemos atentos, nunca sabes cuando necesitará tu ayuda.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres