Blogia
Perros y gatos

¿Por qué hablan los loros?

Cada vez es más común que muchos hogares disfruten de la compañía de un loro. Esta pequeña mascota no suele presentar demasiados problemas a lo largo de su vida. Además, es un ave exótica muy divertida que, con paciencia y un poco de insistencia, aprenderá sin ninguna dificultad a hablar y a imitar el lenguaje humano.

Son muy inteligentes y crean fuertes lazos con sus dueños. Si estás pensando en adquirir uno de estos pájaros tienes que dedicarle tiempo, ya que necesitan mucho entretenimiento y compañía. No obstante, es muy frecuente que muchos propietarios no presten las atenciones adecuadas al animal y éste pase una vida aburrida y sin estímulos. Precisamente, esta falta de responsabilidad es una de las causas más usuales por las que el loro puede enfermar.

¿Cómo lo consiguen?
Ya en la antigüedad se conocía la capacidad de imitación del lenguaje humano que desarrollan los loros. Expresivos y de voz fuerte, llegaban a articular palabras o frases aprendidas. Sin embargo, en aquel entonces se pensaba que era una actividad repetitiva y no le daban la importancia que se le da hoy en día.

Asombrados ante su intelecto, los científicos no paran de estudiar la capacidad de relacionarse que poseen. Hasta ahora se sabía que utilizaban su siringe, órgano vocal de las aves que se encuentra situado entre la tráquea y los bronquios. Actualmente, se conoce que su lengua, a través de pequeños movimientos, puede dar forma al aire y diferenciar sonidos, de una forma muy similar a la del hombre.

Los mejores candidatos
El que un papagayo llegue a hablar depende de múltiples factores: la edad, la personalidad, etc., pero al igual que ocurre con otros animales, los que son más despiertos y están atentos a todo lo que ocurre a su alrededor suelen aprender con mayor facilidad. Además, si es macho y de corta edad, el aprendizaje será más fácil.

El mejor imitador que existe es el Miná del Himalaya, que aprende gran cantidad de palabras e imita en cualquier lugar y momento. Los papagayos por el contrario, hablan en los lugares dónde se sienten seguros. De entre las psitácidas, el rey es el Yaco o Loro Gris Africano. A partir del año de edad, estos loros de gran tamaño parlotean sin parar; primero repitiendo algunos sonidos, y luego reproduciendo frases enteras.

Las Amazonas, de cuello amarillo, de frente amarilla o de cuello azul, son otro grupo con gran capacidad de imitación. Estas aves simulan los sonidos igual que los niños y también les encanta emular las risas. Igualmente las ninfas o carolinas son muy habladoras, mientras que otras aves como las cotorras y alguna especie de periquitos, si se las entrena desde el primer momento, llegan a hablar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres